Si usted tiene un plan de pensiones o piensa formalizar uno en el futuro, sepa que a partir de ahora podrá disponer antes de los fondos… 

 

 

Ventajas… Usted sabe que los planes de pensiones tienen importantes incentivos fiscales. En concreto, las cantidades aportadas le permiten reducir la base de su IRPF (por lo que puede ahorrarse hasta el 52% de dichas aportaciones). Y aunque al recibir las prestaciones deberá tributar por esas aportaciones más los intereses acumulados, obtendrá una doble ventaja:

 

• Conseguirá una demora en la tributación: lo que ahora resta en el IRPF se sumará en el futuro, cuando reciba las prestaciones.

• Y en dicho momento –cuando cobre las prestaciones– posiblemente sus ingresos no serán tan altos como ahora (porque ya se habrá jubilado), de forma que el tipo impositivo por el que tributará será inferior al ahorro obtenido al hacer la aportación.

 

…e inconvenientes. No obstante, como contrapartida, los fondos aportados no se pueden recuperar hasta la jubilación salvo casos muy excepcionales (paro de larga duración o incapacidad). Apunte. Pues bien, esta desventaja se soluciona parcialmente a partir de 2015:

 

• Las aportaciones realizadas a partir de 1 de enero de 2015 podrán recuperarse, junto con los rendimientos correspondientes, una vez hayan transcurrido 10 años desde la fecha de la aportación.

• Y las aportaciones realizadas con anterioridad (es decir, hasta 31 de diciembre de 2014) podrán recuperarse a partir de 1 de enero de 2025 (en este caso, los diez años se cuentan desde este cambio legal, y no desde la fecha de la aportación).

 

Formalización. Si como consecuencia de este cambio usted se decide a formalizar un plan de pensiones (o ya lo tiene pero se anima a hacer aportaciones más altas), recuerde que en 2014 la aportación anual máxima es de 10.000 euros (o 12.500 euros si es mayor de 50 años) y que a partir de 2015 dicha aportación máxima se reducirá a 8.000 euros anuales (sea cual sea su edad). Apunte. Por tanto, si quiere apurar los límites, haga aportaciones en 2014: la cuantía que reducirá su IRPF será mayor y podrá recuperar lo aportado a partir de 1 de enero de 2025.

 

 

Las cantidades aportadas a partir de 2015 podrán retirarse pasados 10 años. Y las aportadas antes de esa fecha podrán retirarse a partir de 1 de enero de 2025. 

A %d blogueros les gusta esto: